Belleza

LOS MEJORES 10 CONSEJOS PARA LIMPIAR LA PIEL SENSIBLE

Cuidar de la piel sensible puede ser muy complicado. Tener piel sensible quiere decir que la epidermis, esa capa de glándulas y células muertas que forma una barrera protectora entre tu dermis y el mundo exterior, se ha dañado. Hay montones de factores potenciales que contribuyen a que tengamos la piel sensible:

Puedes haberlo heredado de tus padres. Puede ser un problema de tu dieta o ingesta de líquidos (¡bebe más agua y come más verduras!). O podría ser medioambiental – hay probablemente muchos más casos de piel seca en las llanuras de Mongolia que en los pantanos de Florida. Las personas con piel sensible son más vulnerables al acné, eczemas y alérgenos, por no mencionar toda la sequedad picante que la acompaña. En una mayoría de casos, la piel sensible es algo de lo que tendrás que ocuparte durante toda tu vida, pero eso no quiere decir que no puedas aliviar el problema. Aquí te doy 10 consejos, y un truquito casero para limpiar tu piel sensible.

Cómo limpiar la piel sensible
Cómo limpiar la piel sensible

10: Mejor cuanto más suave

A veces estamos tentad@s de restregarnos la piel hasta sacarle brillo, pero ten en cuenta que los aceites que quitas al limpiar tu cuerpo son los que mantienen tu piel saludable. Aunque es cierto que exfoliar las células muertas de la piel es muy importante, hay una razón por la que nuestro cuerpo los produce. Las células muertas de la piel forman la barrera entre tu dermis y el mundo exterior. Y el sebo, el aceite que produce nuestra piel, protege contra la deshidratación de nuestra piel.

Si tienes la piel sensible, puedes haber visto que los limpiadores suaves no parecen dejar la piel tan limpia. Como puede ser contraproducente conseguir esa sensación de frescor y brillantez, prueba empezando por los limpiadores más suaves y ve aumentando a cosas más fuertes. Mide la efectividad de tu limpiador preguntándote siempre:

¿Tengo que lavarme la cara dos veces para quitarme todo el maquillaje?

¿Tengo que restregar mi piel tan fuerte que casi llegue a dolerme?

Si la respuesta para cualquiera de estas dos preguntas es sí, deberías comprar un limpiador más potente.

 

9: No uses muchos productos de limpieza facial

Es fácil caer en la tentación de comprar productos exóticos o carísimos, pero una limpieza normal le hará a tu piel mucho más bien que tratamientos esporádicos de tonificante antiarrugas. A menos que un dermatólogo recomiende otra cosa, intenta usar sólo dos o tres productos a la vez – un jabón suave, mascarilla y una crema hidratante un par de veces al día es suficiente para la mayoría de la gente.

Nuestra piel está en contacto con una enorme cantidad de productos químicos todos los días, desde la contaminación del aire hasta bacterias y suciedad. Los jabones para el cuerpo son a menudo cocteles complicados, y aumentan los productos químicos con los que nuestra piel entra en contacto. Si usas pocos productos de limpieza y se desarrolla un problema en tu piel, tu dermatólogo podrá averiguar rápidamente que ingrediente está causando el problema.

 

8: No te dejes engañar por los limpiadores antibacterianos:

Los gérmenes están por todas partes. ¡Pero eso es bueno! Aunque es difícil no pensar acerca de las bacterias como parte de la suciedad o gérmenes que producen enfermedades, algunas de las bacterias en nuestra piel realmente ayudan a protegerla manteniendo a raya peligros peores. Y aunque es importante mantener bajo control las bacterias de nuestro cuerpo, no hace falta ir demasiado lejos. En la Universidad de Columbia se hizo un estudio en el cual un grupo lavaba sus manos con limpiadores antibacterianos mientras que el otro se las lavó con jabón convencional. Como resultado, ambos grupos vieron reducidas las bacterias en sus manos en igual proporción. Lo que tuvo más importancia no fue el jabón, sino el tiempo y la atención que pusieron en el lavado.

Una cosa es usar jabón antibacteriano para lavarse las manos, pero nunca uses estos limpiadores en la cara. Aunque la piel sensible es vulnerable al acné, y podría parecer una buena idea para acabar con todos esos gérmenes, recuerda que los antibacterianos están llenos de productos que dañan tu piel. Muchas investigaciones han demostrado que los limpiadores antibacterianos ayudan fortalecer las bacterias. No te creas la publicidad de la tele. No hay razón para que uses limpiadores antibacterianos, a menos que seas expert@ en salud.

 

7: No te laves demasiado la cara

Por la noche o por la mañana y por la noche, es suficiente. Recuerda que limpiar tu cara es secar tu piel. Aun cuando sales de la ducha, conforme el agua se evapora de tu cuerpo, se lleva la humedad de tus células con ella. Lávate la cara una vez por la mañana con un jabón suave, y luego límpiala otra vez por la noche antes de aplicar una crema hidratante. Lo más importante para limpiar la piel sensible es encontrar un justo equilibrio entre proteger tu piel de suciedad y mugre y dar a su cuerpo una oportunidad para crear una fuerte barrera entre tu dermis y el mundo exterior.

 

6: Hay que saber qué le ponemos a nuestra piel

Lee siempre las etiquetas de la parte trasera de los productos antes de comprarlos. Saber qué ingredientes llevan es la única manera de saber qué productos debemos evitar. Puede ser aburrido examinar cuidadosamente una lista de productos químicos impronunciables en la parte trasera de una botella, pero es absolutamente necesario. Algunos ingredientes son buenos para pieles normales o mixtas, pero terriblemente malos para limpiar la piel sensible. Aquí te dejo una lista de algunos de los productos químicos más comunes que pueden irritar y secar piel sensible:

 

La acetona

El alcohol

Hamamelis

Ácido glycolico

El ácido benzoico

Bronopol

Ácido cinámico

Dowicil 200

Formaldehido

El ácido láctico

El glicol Propylene

Los compuestos cuaternarios de amonio

Lauryl éter sulfato sódico

El ácido soóbico

La urea

La Vitamina C

 

5: Evita fragancias y colorantes

Las fragancias y los colorantes es la parte que hace atractivos los jabones de marca, pero son también un peligro potencial para personas con piel sensible – aun cuando sean productos naturales obtenidos de plantas. Al no tener la misma protección que la piel normal, la piel sensible puede ser más vulnerable a ciertos alérgenos presentes en según qué fragancias. Donde la epidermis y los aceites naturales (la capa de células muertas y aceite que nos protegen) son delgados, es más fácil que sustancias extrañas entren en el cuerpo.

Además, muchas alergias pueden aparecer mediante la exposición repetida a ciertos agentes irritantes; los problemas pueden desarrollarse por el uso de limpiadores. Aquí hay unos cuantos con los que es mejor tener cuidado:

La canela

Los cítricos

El eucalipto

La lavanda

El mentol

La menta

Los jabones con fragancias también pueden suponer un problema en lugares donde el agua contiene más minerales, porque es más difícil generar espuma. Y los restos del jabón se quedan tiempo en la piel después de lavarnos, aumentando la sensibilidad a los alérgenos.

 

4: Olvídate de la espuma

Seguramente habrás oído que hacer mucha espuma es la mejor forma para limpiar a fondo la piel. Pero la verdad es que no es necesario para una buena limpieza. De hecho, los materiales con los que se acostumbra a fabricar los jabones espumosos son a menudo simplemente detergentes, que quitan el aceite que la piel seca y sensible necesita desesperadamente.

Si tienes la piel muy aceitosa, esto podría parecer algo poco importante. Ese aspecto limpio y pulido que consigues haciendo mucha espuma puede sentirse maravilloso después de un día de llevar una cara grasienta. Pero cuando empleas demasiados de estos limpiadores, finalmente lastimarán la habilidad de tu piel para defenderse.

¿Y qué decir acerca del clásico baño de espuma? Lo siento, amantes del baño de espuma. La fórmula para hacer un baño de espuma es en su mayor parte simplemente detergente y perfume – está diseñada para obtener un montón de espuma, no para lavar la piel sensible.

 

3: ¿Qué usar además del jabón?

Muchas personas piensan equivocadamente que cuando terminan de limpiar la piel sensible, el trabajo ya está hecho. ¡Pero hay que hidratarla! Las cremas hidratantes se aplican sobre la piel recién limpia para formar una barrera protectora que atrapa el agua y evita la deshidratación  de la piel. Las personas con acné o de piel grasa pueden optar por geles y cremas hidratantes poco aceitosas que mejoran su tipo de piel. La mayoría de cremas hidratantes también sirven como filtro de rayos ultravioleta o como antiinflamatorios, protegiéndonos del sol y dando una oportunidad de recuperación a las células dañadas por inflamación.

Un ingrediente muy bueno es el ácido ursólico, un producto químico que se encuentra en el romero y la piel de la manzana. En las pruebas de laboratorio, se ha visto que el ácido ursólico ayuda a reconstruir las capas exteriores de piel dañada.

Ten cuidado, sin embargo, cuando vayas a comprar estos productos. Solamente porque una crema hidratante tenga romero no quiere decir que el contenido de ácido ursólico vaya a ser lo suficientemente potente para hacer mucho bien. Asegúrate de buscar cremas hidratantes que mencionen específicamente el ácido ursólico en la lista de ingredientes.

Ya hace tiempo que podemos encontrar este compuesto en en algunos productos. Una crema limpiadora que lo contiene y que me gusta mucho es esta.

 

2: Estate atent@ a los cambios de estación

Nuestra piel cambia con las estaciones, y lo que puede estar muy bien para la primavera no necesariamente será efectivo cuando baje la humedad y comience el invierno. En el invierno, no sólo hace aire frío y se seca la piel, además estamos mucho más tiempo dentro de casa, donde el aire es aún más seco. Puede ser necesario aumentar la cantidad de crema hidratante que usas.

Tomar demasiada vitamina A durante el invierno también puede ser un problema, porque se asocia con una menor segregación de aceites corporales. Aunque esto puede ser bueno para personas con piel oleosa, también puede exacerbar los problemas de enrojecimiento durante el invierno. Si el invierno te seca la piel, y simplemente usas una crema con vitamina A (la contienen muchas cremas para el acné, la psoriasis y muchos productos para el rejuvenecimiento de piel) no hay de qué preocuparse.

Ponte protector solar el verano, aunque no salgas. El protector solar y los productos que contienen filtros ultravioletas son buenos para todo el año, pero son especialmente importantes en el verano cuando el sol deshidrata, arruga y amenaza con cáncer de piel.

 

1: Dúchate cuidadosamente

Limita la exposición al agua caliente tanto como sea posible. El agua caliente suaviza los aceites naturales de la piel para limpiarlos mejor, pero también deshidrata la piel. Si tu piel es sumamente sensible o seca, dúchate con el agua tan fría como puedas aguantar, no estés más de cinco o diez minutos en el agua y no uses mucho jabón. No hay ninguna razón para exponer todo tu cuerpo a productos químicos que lo secan o lo irritan. Para un día normal, con lavarse los órganos genitales, las axilas y los pies es más que suficiente.

Después la ducha, sécate a palmadas. Se pierde humedad según se evapora el agua de la piel, pero la fricción sólo empeorará posibles irritaciones de la piel.

 

Y aquí os dejo un truco casero para limpiar la piel sensible del maquillaje diario:

Hierve durante cinco minutos media taza de agua y vierte una cucharada de manzanilla (una bolsita sirve igual).  Déjalo que enfríe, cuélalo y añade una cucharada de aloe vera. Remueve la mezcla hasta que quede bien integrada.  Empapa una bolita de algodón con esta preparación y úsala para limpiar la piel del maquillaje diario. Este truquito deja el rostro libre de impurezas y tiene propiedades calmantes.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
LOS MEJORES 10 CONSEJOS PARA LIMPIAR LA PIEL SENSIBLE, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Comenta

Pincha aqui para comentar

error: Content is protected !!